Llenar la piscina

Acabamos de comprar una piscina, o bien se terminó el invierno y hemos cambiado el agua e higienizado nuestro natatorio según haya sido el caso. Pues bien, la pileta aparece vacía y lista para ser utilizada durante la temporada... Ergo, llegó el momento de llenar la piscina.

llenar-piscinasAnte nada, lo que debemos saber es que el proceso de llenar las piscinas puede que sea muy lento y exhaustivo algunas veces. Comenzaremos hablando de algunos consejos que pueden ser de gran utilidad para realizar un correcto llenado del natatorio. Si es la primera vez que vamos a llenarla, debemos saber de antemano que necesitaremos de grandes cantidades de agua, sobre todo si se trata de una piscina grande. Como primer paso, deberíamos hacer funcionar la bomba de agua, de este modo hacerla trabajar aproximadamente las seis o siete horas correspondientes de trabajo de la misma, y hacer circular el agua, hasta tapar los skimmers. Si el proceso de llenado se hace muy lentamente, lo correcto sería adicionarle al agua un químico clorador.

Cuando el proceso del llenado de la piscina queda finalizado, lo que debemos hacer inmediatamente, si estamos muy ansiosos de utilizar la piscina, es la cloración. Obviamente que se debe adicionar la cantidad justa y necesaria de cloro, es decir la correspondiente a la cantidad de litros.

Una vez que la piscina se llenó e hicimos su cloración, no debemos permitir que nadie ingrese a la piscina hasta que hayamos realizado un control de cloro y PH y los resultados hayan sido los correspondientes. Luego de días de hacer realizado el proceso de llenar la piscina, sería conveniente realizar un proceso de filtración, para destilar las partículas de gran tamaño que posiblemente hayan quedado en el fondo de la piscina, luego de tanto uso.

Ahora bien, si lo que deseamos hacer es llenar la piscina, luego de haber pasado un verano, debemos saber que en algunas regiones, el vaciado completo de la piscina, está más que prohibido, debido a que las cantidades de agua son racionalizadas. Entonces los propietarios de las piscinas deben concientizarse y encargarse de mantener el agua de su piscina durante el invierno también, no sólo durante el verano, para eliminar las posibles bacterias, algas, hongos y virus que podrían podrir el agua de la piscina, quedando inutilizable. Para esto existe un muy buen tratamiento de limpieza de piscinas, sin necesidad de vaciarlas. Lo que debemos hacer, es un tratamiento llamado “de choque” ¿Cómo se realiza este tratamiento?; El tratamiento de choque consiste en una cloración a fondo del agua de la piscina, para eliminar cualquier tipo de gérmenes, bacterias y virus. Y no solamente eso, si no también los restos de cloro que quedaron del verano pasado, que pueden liberar un olor desagradable y además otorgarle un color amarillento o verdoso espantoso al agua.

Diferentes métodos para llenar la piscina

llenar-piscinas-bombasEl tratamiento de choque no sólo abarca, realizar el proceso de cuidado del agua en invierno, si no también durante el verano, especialmente si ha habido lluvias, o si muchos bañistas ingresaron al natatorio. Además debemos colocarle un alguicida, para evitar la formación de algas y verdín dentro de la piscina y en los bordes de la misma. Es muy importante tener conocimiento de este tipo de bacterias y saber como eliminarlas, ya que son un foco muy grande de infecciones. En el caso de que no sea la primera vez que realizamos el proceso de llenar la piscina, y por ciertos motivos, tuvimos que vaciarlas irrefutablemente, lo primero que debemos hacer, con la piscina vacía es supervisar, si hay existe la presencia de grietas, fisuras o aberturas que podrían ocasionar que el agua drene y se pierda. Esto ocurre en el caso de las piscinas de plástico, que pueden agrietarse fácilmente, o las piscinas desmontables que con un simple corte basta con que el agua drene sin control e inclusive se abra más la grieta por la presión que el agua ejerce, en estos casos lo que debemos hacer es tapar los agujeros, con parches especiales para piscinas desmontables. No es el caso de las piscinas de material, que generalmente son muchísimo más resistentes.

El único problema que éstas podrían presentar, es la pérdida o el rompimiento de algún azulejo, que se puede reparar fácilmente con masilla especializada para este tipo de materiales, que son muy efectivas porque resisten al agua y la humedad de la misma.

Luego, el segundo paso, sería limpiar el fondo y las paredes de la piscina aprovechando que está vacía, con alguna esponja dura o cepillos, detergente y agua para enjuagar. Lo ideal es utilizar detergente, no jabón, ya que los químicos que el mismo contiene pueden afectar al cloro a colocar en el futuro, provocando que su colocación sea en vano, arruinando su efectividad. Luego, debemos revisar las depuradoras, las bombas de agua, los filtros y los skimmers, para saber si están en buen estado y si actuarán en forma eficaz. Luego de realizar todo esto, estamos aptos para volver a llenar la piscina. Luego debemos controlar la cloración que realizaremos luego, y el PH de la misma. De este modo, nuestra piscina, sea llenada por primera vez, rellenada, o mantenida sin necesidad de vaciarla, estará en perfectas condiciones, todos los días del año.